saltar al contenido
Red de respuesta a emergencias: 909-361-4588

No dejaba de sonar nuestro teléfono…eran las 6 de la mañana, y era otra llamada de una familia preocupada porque el padre de familia había sido detenido en la avenida Baseline, en San Bernardino, en otro operativo llevado a cabo por oficiales de la oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE).

Corría el año 2008 y se habían incrementado los operativos migratorios en el área. La presencia de oficiales de la Patrulla Fronteriza era constante en la estación de autobuses Greyhound en la calle 6th y Avenida G. Ante las constantes denuncias de la comunidad sobre los arrestos ocurridos en el área, los compañeros Carlos Avalos y Daniel Guzmán, de la Red de Respuesta Inmediata, se habían apersonado fuera de la estación del Greyhound para grabar los operativos de los Patrulleros. Fue en una de estas ocasiones que pudimos documentar el caso de una hermana que viajaba de la ciudad de Indio a Los Ángeles y que fue detenido en esta estación en una inspección del autobús en el que viajaba. Lo grave no fue solo la detención, si no que, en pleno verano, los patrulleros la mantuvieron en su vehículo con una temperatura de casi 100 grados por varias horas en lo que detenían a otras personas. Fue tal la situación que la persona tuvo que recibir tratamiento médico por la deshidratación. Así de insensibles eran los oficiales de la migra. Años después, con la Coalición ya establecida, lograríamos que la estación de la Patrulla Fronteriza en Riverside fuera cerrada permanentemente gracias al liderazgo de Suzanne Foster y Pomona Economic Opportunity Center (PEOC, por sus siglas en inglés). 

Semanas antes habíamos documentado el caso de otra familia en el área de Muscoy donde oficiales de ICE se presentaron para implementar una orden de arresto. La familia, en pleno usos de sus derechos constitucionales, se había rehusado a abrirles la puerta a los oficiales y para tratar de forzar su salida, los oficiales golpearon su auto para encender las alarmas de sus vehículos y al ver que nadie salía, cerraron la luz del agua y bajaron los interruptores de electricidad. Los oficiales solo se retiraron después de que voluntarios de la Red de Respuesta acudieron en apoyo de la familia. Las noticias de los operativos migratorios corrieron como pólvora y nuestra comunidad entró en pánico y terror. Muchas familias decidieron dejar de enviar a sus hijos a la escuela y salían solo para lo más necesario. Los frecuentes operativos que llevaban a cabo oficiales de la Patrulla Fronteriza con la colaboración del Departamento de Policía de San Bernardino en las esquinas de jornaleros reforzaban esa percepción de que no podíamos estar seguros en nuestras comunidades. La presencia de grupos de odio, como Save our State y los Minuteman, eran constantes. Apenas en el 2007, uno de sus líderes, Joseph Turner, había presentado una propuesta para prohibir que los niños de padres indocumentados pudieran tener acceso a la educación gratuita y también había logrado obtener suficientes firmas para que la ciudad de San Bernardino aprobara una ordenanza para penalizar la renta de vivienda a personas sin documentos. La medida afortunadamente, gracias a los argumentos legales del legendario abogado Florentino Garza, no se pudo implementar después de que el Tribunal Superior del Condado determinara que las firmas obtenidas no eran válidas.

Para muchos en nuestra comunidad, el sentido de vivir en una comunidad fronteriza debido a la constante presencia de ICE, Patrulla Fronteriza y las agencias municipales que participan en los operativos migratorios, más los constantes ataques de los grupos de supremacía blanca, era una triste realidad .

Había necesidad de hacer algo y tratar de ser más pro-activos ya que solo estaba reaccionando a los constantes ataques a la comunidad inmigrante. Por mucho tiempo antes los grupos de apoyo a los inmigrantes habían tratado de trabajar juntos y formar una coalición que abogara por nuestra comunidad indocumentada. Gracias al entusiasmo del Profesor Armando Navarro, sin el cual no lo hubiéramos logrado. 

Apenas en el 2004 una coalición informal de organizaciones encabezada por Latino Round Table de Pomona, PEOC y ESTAMOS UNIDOS de Ontario, entre otras, habíamos logrado detener las redadas y los operativos móviles de la Patrulla Fronteriza en las áreas de Corona, Ontario y Pomona. Habíamos logrado la movilización más grande que alguna vez se ha visto en el Inland Empire; más de 10,000 personas marchando un domingo desde el centro de la ciudad de Ontario hasta el concilio municipal de la ciudad de Pomona en una caminata de más de 4 horas de duración.

Al llamado del Sr. Obispo Catolico Auxiliar de San Bernardino, Rutilio del Riego, Petra Alexander y Marco Raposo, organizadores de la Diócesis de San Bernardino, su servidor y otros compañeros más, convocamos a una nueva reunión para tratar de trabajar juntos.

Una mañana de septiembre del 2008 se lleva a cabo nuestra primera reunión …..el Inland Coalition for Immigrant Justice había nacido. ¡Lo demás ya es historia!

Emilio Amaya, Director ejecutivo

Centro de Servicios Comunitarios de San Bernardino, Inc.